Amar a un hombre

Dicha calidad, la singularidad o unicidad de cada uno, provoca que «piezas» que en su día encajaban, una vez pasadas por el pulido de las diversas crisis existenciales y espirituales, no tengan nada que ver, de modo que, «el parecido es pura coincidencia». Muchas parejas, a pesar de las diferencias, deciden volverse compatibles usando su amor, creatividad y voluntad para hacer de las diferencias una oportunidad de crear «una nueva versión» genial de ambos. No obstante, la mayoría de las parejas no suele resistir la fricción de las «múltiples crisis personales» al no haberse unido desde el alma, sino desde las diversas «necesidades» de la personalidad o de las variopintas carencias existenciales.

Volvamos a los padres de nuestro Príncipe Azul. Durante su infancia y adolescencia, ambos le inculcaron amor y buenos valores. A pesar de ello, era de esperar que, lejos de la protección y supervisión de sus padres se viese seducido por las, digámoslo así, veleidades del Club del Redil. Cuando se trasladó a la capital del reino para asistir a la universidad, se relacionó con los «mendigos emocionales», o sea, caballeros y damiselas. En esos ambientes, lo convencieron de que lo mejor para él sería convertirse en caballero, lo cual consistía en besar damiselas stand by —mujeres cuyas vidas estaban inmóviles en espera del ósculo del despertar—. Ya que ello era tarea de obligado cumplimiento por todo hombre que de su condición masculina se preciase. En otras palabras: ser caballero rescatador de damiselas en apuros era de lo más ¡n, todo un trending topic...

Todo sea dicho: a él aquello se le antojó fabuloso, podría besar a tutiplén a cuanta damisela se le pusiese a tiro del morro real! Incauto, ignoraba que la tarea no era tan divina como la pintaban: tenía un lado oscuro que no era otro que el potencial enganche, que no era otra cosa que él le cogiese gusto a eso de besar damiselas, o sea, que se hiciese adicto y por más que se le hinchasen los morros no lograse desprenderse de la arma* dura oxidada. Consecuentemente, existían los centros de desintoxicación besatílica. Si bien, mejor era no tener que ir...Ah, lo olvidaba, estaba también el posible cuelgue de las damiselas.
  1. 2013/04/16(火) 00:42:55|
  2. Categoría: Ninguna
  3. | Trackbacks:2
  4. | Comentarios:0
| Inicio |

Comentarios

Enviar un comentario


Sólo el autor del blog puede ver este mensaje.

Trackbacks

Trackbacks URL
http://comoenamoraraunhom.blog.fc2.com/tb.php/1-7b03e5ea
Hacer trackback para esta entrada.(Usuario de FC2 Bitácroa)

El amor

Angel y George eran dos recién casados que tenían que hacer malabarismos con sus largas horas de trabajo y criar al mismo tiempo a dos niños pequeños.
  1. 2013/04/18(木) 01:04:34 |
  2. Hotaru CMS

El amor

Lo más sencillo sería suponer que las parejas infelices discutían con mayor frecuencia que las demás porque, simplemente, tenían más puntos de desacuerdo. Sería difícil llegar a una conclusión más lógica. No obstante, en mi calidad de cient
  1. 2013/04/21(日) 22:54:31 |
  2. pligg.com